LA POLITIZACIÓN DE LA XUSTICIA

Pa poder esplicar la politización de la xusticia, primero hai que tener en cuenta que nun tamos nun Estáu de Derechu, onde los trés poderes seyan independientes: executivu, llexislativu y xudicial.

El poder executivu, el gobiernu, el que s’encarga de poner en práutica les lleis (política, economía, social, impuestos, etc.).

El llexislativu, el parllamentu, el que fai les lleis.

El xudicial, el que vela pol cumplimentu de les lleis.
Nun Estáu de Derechu tendría qu’haber eleiciones pa caún d’ellos: executivu, llexislativu y xudicial.

Los partíos políticos controlen los trés poderes (executivu, llexislativu y xudicial), polo tanto nun tamos nuna verdadera democracia, porque nun se respeta la independencia de los trés poderes, sinón que ye ún mesmu’l que fai les lleis, el que les pon na práutica y el que vela pol so cumplimientu.

Esto ye lo mesmo que si nun partíu de fútbol fore’l mesmu’l que fai’l reglamentu, pon los xugadores y l’árbitru; el resultáu del partíu ye’l que quiera él, polo tanto ye un fraude, lo mesmo que ta pasando na realidá política.

El poder executivu, llexislativu y xudicial, tendríen que ser independientes, vixilase unos a otros, tendría que se camudar la Constitución, polo tanto, el sistema eleutoral, y cuando hai eleiciones, poder votar pa los trés poderes: executivu, llexislativu y xudical, entós taríemos nun Estáu de Derechu y  nuna verdadera democracia.

Los componentes del Conseyu Xeneral del Poder Xudicial (CXPX), que ye’l máximu muérganu de los xueces, nómenlu los partíos políticos a deu, según la so afinidá política, polo qu’hai xueces del PSOE, PP y otros, y tienen obediencia ciega a quien los nomó.

Dempués, el Conseyu Xeneral del Poder Xudicial (CXPX) designa a los maxistraos y presidente del Tribunal Supremu, a dos maxistraos del Tribunal Constitucional y a los presidentes de los Tribunales Superiores de Xusticia de les Comunidaes Autónomes por mayoría simple de los 21 vocales, VERGONZOSO.

Pero los diputaos designen tamién a deu a ocho de los doce maxistraos del Tribunal Constitucional, cuatro pol Congresu, cuatro pol Senáu, dos nómalos el gobiernu direutamente, y los otros dos el CXPX. ¿Independencia del poder políticu?

El Gobiernu noma tamién a deu al xefe de los fiscales, que ye’l Fiscal Xeneral del Estáu Español.

Los sellones del CXPX son auténticos botines políticos, como se pue comprobar col movimientu permanente de diputaos que van y vienen del Conseyu al escañu.

Como vimos, son tamién los partíos políticos los qu’escueyen a los componentes del Constitucional, polo tanto, politización de la xusticia pura y dura.

Agora el PP, quier modificar la eleición de los miembros del Conseyu Xeneral del Poder Xudicial (CXPX) de los 21 mienbros 8 d´ellos quier que los elixan les asociaciones de xueces, que son la mayoría de dereches, más los que-yos toca escoyer a ellos a deu como partíu, asina van tener siempre mayoría absoluta y controlar la xusticia.

Según Perfecto Andrés Ibáñez, como testigu d’esceición, el Conseyu Xeneral del Poder Xudicial ye una institución fuertemente desllexitimada, por mor de la designación político-partidista de tolos sos componentes.

Toa posibilidá d’ascensu de los xueces al muérganu de gobiernu pasa per espertar l’interés o la confianza d’un partíu políticu.

Resumiendo, el máximu muérganu de poder de los xueces, asina como los del Tribunal Constitucional y Tribunal Supremu, nómenlos los partíos políticos a deu y al xefe de tolos fiscales nómalu’l gobiemu a deu.

Ello ye que los xefes de los xueces y los fiscales nómalos la clas política, y si los xueces o fiscales nun son obedientes a la clas política nun ascienden nunca y marxínenlos; a esto llámase POLITIZACIÓN PURA Y DURA DE LA XUSTICIA.

Por eso, tolos partíos políticos, cuando se fala de la xustica, callen y defenden esti tipu d’eleición vergonzosa, polo que ye mui común sentilos falar de que tamos nun Estáu de Derechu y de que nós somos mui respetuosos coles decisiones xudiciales; ¡cómo nun van ser respetuosos, si los xueces son los sos criaos!

Frutu d’esa politización de la xusticia, en toles encuestes que se faen, el pueblu valora esta institución como una de les peores, considérala como un poder corruptu.

Foi nesta institución pública de la xusticia, fuertemente politizada, onde l’Estatutu de Cataluña llevó les mayores crítiques ya insultos; opónense fuertemente a la creación d’un poder xudicial catalán, porque entós perdíen influyencia política los partíos españoles sobre Cataluña.

Pola fuerte politización de la xusticia podemos asistir a verdaderos escándalos xudiciales; ún de los más recientes foi l’archivu vergonzosu de les dilixencies escontra’l bancu de Santander que cometió´l mayor fraude fiscal de la historia, con miles de millones d´esfalcu , y foi archiváu porque nun hubo acusación por parte del fiscal, nin el fiscal del gobiernu español tando’l PSOE con  Zapatero de presidente fizo l’acusación, dempués de cometer el mayor fraude fiscal.

Otru casu vergonzosu foi´l presidente del PP de Castellón  y expresidente de la diputación  Carlos Fafra que tenía varios casos xudiciales  pendientes por corrupción y fueron archivaos porque dexaron que prescribieran.

O tamién l’archivu de la trama de la dinamita n’Astuires, que llevó al asesinatu de 200 víctimes inocentes nos atentaos de los trenes de Madrid.

L’archivu de les dilixencies fíxolu’l Fiscal Xefe del Tribunal Superior de Xusticia d’Asturies, un home puestu a deu  pola clas política.

Esi archivu indignó tantísimo a la presidenta de les víctimes del 11M, Pilar Manjón, que nun s’esplicaba cómo habiendo tantísimos implicaos na trama, esos actos de terrorismu quedaren impunes.

Recordái que la trama de la dinamita denunciáronla varies veces, tanto confidentes de la Guardia Civil, como los propios guardies civiles, pero cuando eses investigaciones llegaron a un ciertu escalón paralizáronse darréu ¿Golpe d’Estáu o atentáu terrorista?

El PSOE, namás llegar al poder y cuando los cuerpos d’eses víctimes inocentes del 11 M taben entá calientes, lo primero que fai ye ascender al xefe de la Guardia Civil n’Asturies, coronel Laguna, a xeneral; un home encargáu de velar pola seguridá pa que nun se produxeren esos robos descaraos de dinamita; quedó tamién xudicialmente impune.

O cómo la máxima responsable política en Asturies en materia de seguridá, la gobernadora civil, Mercedes Fernández, cuando la trama de la dinamita, quedó tamién impune xudicialmente y entovía sigue ocupando cargos públicos.

En resume, los xefes de los xueces y fiscales, asina como los xefes de la policía son los políticos, que permiten casos de corrupcción vergonzosos, y que nun se diferencien pa nada de los grandes capos mafiosos.

Ensame Socialista Astur

(Estaya Política)

 

No Comments

Post A Comment